Reporte Misionero de Agosto

"Trigo y Cizaña"

Mateo 13.24-30 dice: "Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue. Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña. Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña? El les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos? El les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña,  arranquéis también con ella el trigo. Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero".

Jesús dio esta parábola de dos semillas: trigo y cizaña. Es una verdad reveladora y aterradora. Tiemblo ante la responsabilidad que todo cristiano tiene de conocer la Verdad. También tiemblo ante la responsabilidad de la Escuela de Cristo Internacional de ser pura, santa y firme en la obra a la que Dios nos ha llamado. Debemos examinar, no solo nuestra salvación personal, sino todas nuestras acciones en nuestro caminar diario con Dios. Debemos darnos cuenta de que no se conocerá todo hasta el final, pero se dará a conocer.

Sé, sin lugar a dudas, que la Escuela es la Palabra de Dios no adulterada. Conocí la vida completamente entregada que vivió el Pastor Clendennen, el fundador de la Escuela de Cristo Internacional. Sé que Dios ha honrado su Palabra a innumerables multitudes en todo el mundo. Mi carga hoy es para aquellos de nosotros que permanecemos después de la muerte del Pastor Clendennen. ¿Estamos dispuestos a dejar todo atrás y sacrificarlo todo por aquellos a quienes ahora nos corresponde la responsabilidad de predicar el Evangelio? No nos costará nada menos para hacer la Voluntad de Dios que le costó a los predicadores y pioneros del Evangelio que nos precedieron.

Y luego el Señor dice: "Recoged el trigo en mi granero". Es una historia del malvado trabajo del enemigo. Nos creó grandes dificultades, pero al final, el Señor gana. Es el final lo que importa.

Dios dijo por medio del profeta: "así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié" (Isaías 55.11). Doy gracias a Dios por la continua carga y visión que tengo para este ministerio y para todos los que comparten esta visión y carga conmigo. Seamos fieles a él en este esfuerzo hasta el final.

Dios te bendiga. Ora por todos los obreros de la escuela. Ora por la mayor cosecha de todos los tiempos.

turnageRobert Turnage - Presidente EDC

0
0
0
s2sdefault

Facebook Español

Facebook Português

Otras secciones

  • la clase de la semana

    La Clase de la Semana

  • Devocional diario

    Devocional diario