Poderosa EDC en Sudán del Norte

A veces puede ser muy difícil escribir informes sobre el trabajo de la Escuela de Cristo en África Oriental;

no porque el trabajo no avanza o porque no estamos viendo victorias, sino porque el norte de Sudán es predominantemente islámico. Los residentes se rigen por la Ley Sharia, donde la conversión del Islam a otra religión se considera apostasía y se castiga con la muerte. En Sudán del Norte, los sudaneses no tienen libertad religiosa, y el gobierno trata al Islam como la religión del estado. El terrorismo y los militantes son una amenaza constante, que obliga a millones de personas a huir del genocidio y la matanza para vivir en campamentos de refugiados diseminados. Pero, Dios todavía tiene personas que oirán su voz e irán a alcanzar a los perdidos, sin importar el costo.

Este reporte no contiene imágenes ni nombres por razones de seguridad.

Este es un testimonio de uno de esos misioneros:
Durante una reciente reunión de oración, un joven vino al pastor G, un obrero de campo de la Escuela de Cristo en Etiopía, y dijo que Dios lo había llamado a dar su vida en el norte de Sudán. El hermano T (no es su nombre por razones de seguridad) es un discípulo muy fuerte y dedicado de Cristo. El pastor G y la Comunidad comenzaron a ayunar y orar por la preparación, la unción y la protección mientras planta iglesias y dirige la Escuela de Cristo en una de las áreas más difíciles del mundo. A principios de 2016, el Hermano T recibió dinero de la sede central de la Escuela de Cristo en Beaumont, Texas, para vivir; luego se fue a Sudán del Norte para comenzar el ministerio.

Esperábamos escuchar al Hermano T acerca de dirigir una Escuela de Cristo en abril, pero no escuchamos nada. Mayo llegó y se fue, todavía no hay palabra, todavía continuamos orando. El Pastor G fue contactado en Etiopía en junio, no recibió ninguna palabra ni tuvo contacto con el Hermano T. En julio, el director de la EDC recibió un correo electrónico que simplemente decía: "Las bendiciones de Dios sobre ti. Hemos tenido una poderosa Escuela de Cristo". Luego enumeró los nombres de veinticuatro hermanos en Cristo que se graduaron de la Escuela de Cristo. ¡Aleluya! Estamos viendo a Dios hacer lo imposible. Estamos viendo como "los que estaban en tinieblas vieron gran luz".

Lidiamos con muchos ataques del diablo. Nuestros obreros en Sudán han trabajado bajo amenazas de muerte. En Etiopía, han sido amenazados con prisión, y algunos de nuestros obreros han sido encarcelados por predicar a Cristo en las calles. En Somalia, nuestros estudiantes se ven obligados a renunciar a cualquier derecho sobre sus esposas e hijos cuando aceptaron a Cristo y abandonaron el Islam. Algunos de los más grandes testimonios provienen de aquellos que te miran llorando, expresando su gratitud por traer las lecciones de la EDC que han cambiado sus vidas. ¡Por eso trabajamos! Esto es lo que respaldas cuando das a la EDC International. Por favor, oren, por favor den.

0
0
0
s2sdefault

Facebook Español

Facebook Português

Otras secciones

  • la clase de la semana

    La Clase de la Semana

  • Devocional diario

    Devocional diario