CELEBRANDO 30 AÑOS

Reporte de las prisiones

Se han cumplido veintiún años este mes desde que me uní al Pastor Clendennen para llevar el mensaje de la cruz a las prisiones de este mundo.

Qué privilegio maravilloso que ha sido, ¡y sigue siendo! Empezamos en Rusia, luego América del Sur, África, Europa, y ahora durante los últimos diez años hemos arado en los campos de las prisiones de Estados Unidos. La cosecha ha sido grande. No hay una prisión que se destaque más que la otra. Debido a que la Escuela de Cristo recibió tanto favor divino de parte de los alcaides y capellanes por todos lados, simplemente voy donde se haya abierto una puerta y predico.

Este último año hemos estado en tres dependencias en Georgia, tres en Florida, tres en Mississippi, dos en Kentucky, cuatro en Tennessee, dos en Louisiana, cinco en Texas, tres en Colorado, y dos en Nuevo México. Dos días de conferencias en cada uno de ellos, viendo a muchos entrar al Reino de Dios. La EDC es la herramienta más eficaz que las prisiones tienen según los capellanes. Acabo de visitar dos prisiones en Florence, Arizona, que alberga a inmigrantes ilegales de tantas nacionalidades. Durante dos días, en una dependencia en particular, he predicado a más de un centenar de mujeres y lloraba al verlas venir al arrepentimiento. Muchas de estas mujeres se inscribieron para nuestro curso por correspondencia que está disponible allí.

Acabo de terminar una conferencia de dos días en los correccionales La Palma y Saguaro, que albergan a californianos y hawaianos, donde visitamos por primera vez hace nueve años. Cada una de estas instalaciones tiene un gran testimonio. Muchos de estos hombres están llenos del Espíritu Santo. Adoran tan libremente. ¡Es verdaderamente excepcional! El Señor es alto y sublime en estas dos instalaciones. Muchos han sido cristianos durante años. Casi todos los principales hombres han pasado por la EDC. Aquí hay un gran testimonio: un hombre, que me encontré por primera vez hace cuatro años, compartió cómo hace tres días guio un adorador de Satanás al Señor. Esa noche el ex adorador de Satanás vino al servicio. Su cara era una máscara de tatuajes. Cuando se quitó el sombrero de su cabeza era completamente azul con una serpiente tatuada que lo cubre todo. Él vino a la vida en el culto, y gritaba alabanzas a Dios cuando yo predicaba. Cuando todo terminó, lleno de alegría se inscribió en el curso por correspondencia de la EDC. Un compositor escribió una vez: el delincuente más vil que realmente cree, en un momento perdón de Jesús recibe. ¡Qué gran Evangelio! ¡Qué maravilloso Salvador!

En Kentucky en septiembre pasado me invitaron a compartir mi testimonio con cerca de setenta Capellanes del CCA (Corrections Corporation of America). Fue un gran momento y muchos de estos capellanes son amigos de la EDC. Un capellán contó que tenía las manos atadas por la burocracia, y contó cómo setenta parejas abiertamente lesbianas vienen y asisten a sus reuniones de la iglesia, muchas tomadas de la mano. Sollozó mientras compartía esto con nosotros. Me puse de pie y di gracias a Dios que tenemos una respuesta a todo pecado, y que me da a conocer que es por eso que estamos allí. Yo estuve en esa prisión dos días en noviembre y vi a muchos ser libertados. Debido a su apoyo a la Escuela de Cristo se ha recibido cada libro y cada lección solicitados.

Noticias recientes

Facebook Español

Facebook Português