Reporte de Santa Lucía

Nos regocijamos de haber podido llevar a cabo nuestra primera Escuela de Cristo en la isla de Santa Lucía. Este fue un gran avance,

porque hemos estado orando durante los últimos tres años para que las puertas se abran.

Pero el tiempo de Dios es perfecto. Santa Lucía está madura y abierta al Evangelio de la verdad. La restauración de Pentecostés tuvo lugar en la vida de estos graduados-primicias. Durante las enseñanzas se podía oír el gemido procedente de los estudiantes cuando la Palabra de Dios estaba castigándoles a ellos, y hubo quebrantamiento cada vez que el Espíritu Santo les despojaba de toda presuposición. Tuvimos tres días de ayuno con sólo agua; algunos dijeron que nunca habían ayunado durante mucho tiempo con el agua solamente, y otros dijeron que era la primera vez que ayunaban.

Un pastor dijo que nunca se arrepintió, ni por un segundo, de haber llegado a esta Escuela. Dijo que estaba pagando un montón de dinero por un seminario bíblico, pero en la Escuela de Cristo estaba recibiendo la verdad, era mucho más profunda que el seminario. Los testimonios siguen siendo los mismos en todo el Caribe y en Santa Lucía, de quebrantamiento, arrepentimiento, y edificación en Cristo. Éstos son sólo unos pocos testimonios de sus experiencias en las propias palabras.

"El impacto de la EDC sobre mí como pastor me ha influenciado para comenzar a tener la visión, en lo espiritual, del cambio que sucede en mi comunidad inmediata, en un esfuerzo por hacer discípulos semejantes a Cristo, llenos de su Espíritu Santo, que reproducirán una revolución continua desde esta nueva revelación de la Palabra de Dios".

"Antes de venir a la escuela estaba muerto espiritualmente, viviendo en el pecado, pensando que todavía estaba en la voluntad de Dios; sólo para darme cuenta de que me estaba engañando a mí mismo, y mi vida de oración se había ido. Yo sólo oraba en la iglesia cuando se me llamaba para hacerlo, teniendo apariencia de piedad, pero negando la eficacia de ella. Puedo decir que mi vida cristiana y espiritual estaba en un lío. Las clases me abrieron los ojos en diversos temas tales como: el diezmo, quién es Jesucristo como persona, y diferentes aspectos del Espíritu Santo. Realmente puedo decir que me ha rejuvenecido y libertado".

"Ahora es casi el final, pero mi nueva vida con Dios acaba de empezar; realmente un gran giro que cambió mi vida. Gracias a Dios por su siervo Pastor B.H. Clendennen".

"La escuela ha cambiado mi vida, mi actitud hacia Dios, mi vida de oración, mi forma de ayuno y el diezmo. Mis ojos se han abierto espiritualmente".

Agradecemos a Dios por abrir la puerta para nosotros, para plantar una nueva Escuela de Cristo en esta isla en el Caribe. Los nativos tienen hambre de la verdad. Ellos ya están preguntando ¿cuál es la fecha de la próxima escuela? Les pedimos su continua oración. Dios bendiga a los administradores de la Escuela de Cristo, que nos han permitido financieramente ir a plantar la EDC en la región del Caribe. Agradecemos a Dios por las experiencias de vida del Pastor Clendennen, su testimonio se ha convertido en un pilar de fuerza, y al cuerpo de Cristo. Gracias.

Graduados de la EDC en la isla Santa Lucía
Graduados de la EDC en la isla Santa Lucía
0
0
0
s2smodern

Facebook Español

Facebook Português

Otras secciones

  • la clase de la semana

    La Clase de la Semana

  • Devocional diario

    Devocional diario