Reporte de Perú

Estuve en Lima, para la segunda parte de la Escuela de Cristo, organizada por el Pastor Valdecir Quevedo, su esposa Cristina, y familia.

Fue emocionante ver una vez más a los hermanos y hermanas que con ansiedad participan en estas clases. Muchos de ellos tuvieron que viajar dos horas en autobús para venir y luego dos horas para ir a casa. El edificio de la iglesia se llenó. Qué maravillosa oportunidad para invertir en el liderazgo de esta obra misionera. Creemos que estos hermanos y hermanas van a crecer en la gracia y conocimiento de nuestro Señor Jesucristo, para que puedan ser testigos fieles de Él en los barrios y ciudades donde ministran.

Uno de los estudiantes (Hno. Carlos) es el supervisor de la obra en Hiroshima. Fui unos días antes a Lima y pude servir en uno de sus cultos. El ministerio en esa ciudad es un gran trabajo con los niños, lo que abre las puertas para llegar a los padres, abuelos, tíos, etc. El edificio que estaban alquilando antes de donde están ahora fue violentado y la mayoría de todas las cosas fueron robadas. Después de alquilar este nuevo lugar, que era sólo un terreno, construyeron una iglesia muy humilde, pero ordenada. El Pastor Carlos y su familia vivían en otra parte de la ciudad, pero, sin el conocimiento del Pastor Valdecir, el hno. Carlos había construido un cobertizo en la parte posterior del edificio de la iglesia para que él y su familia fueran a vivir allí. Él sentía que podían proteger mejor las cosas del Señor y estar disponibles para atender a las personas. Cuando el pastor Valdecir preguntó a la mujer del hermano de cómo estaba la familia, ella respondió con una sonrisa: "Estamos bien, esta es la obra del Señor". Tuvimos la bendición de poder aportar para las paredes prefabricadas y los materiales para comprar un techo de aluminio. Estoy ansioso por volver y ver todo lo que Dios está haciendo en Hiroshima.

Oren con nosotros por este hermano, su familia y esta ciudad. Me siento muy honrado de que Dios abra esta puerta. Lima es una ciudad enorme y tiene muchas obras misioneras, pero creo que Dios nos ha permitido trabajar con los siervos escogidos. Sé que el cielo va a hablar de los frutos de este trabajo.

Graudados de la EDC en Lima
Graudados de la EDC en Lima

Noticias recientes

Facebook Español

Facebook Português