La EDC continúa entrenando pastores y obreros en las Filipinas.

La Escuela de Cristo Internacional es una gran bendición del Señor para nosotros aquí en las Filipinas. Es un ministerio en el que la sana doctrina es predicada. Estamos viviendo en un mundo confundido donde el hombre no sabe lo que está bien y lo que está mal, y los predicadores están predicando un falso evangelio. Pero las lecciones enseñadas en la Escuela de Cristo no solamente exponen lo que está mal, sino que también establecen y confirma lo que está bien. La EDC separa lo verdadero de lo falso. ¡Yo agradezco al Señor que exista un ministerio como la Escuela de Cristo Internacional que salvaguarda sin comprometer, proclama sin reservas, y continúa esparciendo sin miedo a la persecución, el puro Evangelio del Señor Jesucristo!

Agradezco al Señor por la vida del pastor Clendennen. Sólo una vez me encontré con él, durante la primera semana de enero de 2001, cuando vino a las Filipinas. Nunca olvidaré el día que me lo presentaron: me abrazó y me dijo "sé fiel al Señor, hijo mío". Su voz todavía resuena en mis oídos. Nunca lo volví a ver después de la conferencia en Urdaneta, Pangasinan. Yo era graduado de la primera EDC y trabajaba como tesorero/secretario de la primera Escuela aquí en las Filipinas.

El pastor Clendennen estaba con el Dr. David Tolbert, quien nos presentó la Escuela de Cristo Internacional, y el abogado Dale Martin, superintendente de la EDC en Filipinas. Unos meses después, el pastor Clendennen nos visitó, y ya había cuatro escuelas llevándose a cabo simultáneamente bajo la supervisión del hermano Dale Martin. Una de las escuelas estaba en Urdaneta, Pangasinan, la segunda Escuela quedaba en Sta. Maria, Bulacan, la tercera Escuela en Angeles City, Pampagana, y la cuarta Escuela en ciudad Baguio.

El 11 de setiembre de 2001m cuando sucedió la tragedio en el World Trade Center de la ciudad de New York, el hermano Dale y su esposa Leslie recibieron órdenes de la embajada estadounidense de regresar a Estados Unidos, dejando el ministerio de la EDC aquí en Filipinas bajo mi cuidado. Nunca pude olvidar las {ultimas palabras del hermano Dale cuando se fue. Él me dijo: "nunca cambies lo que tengo en mente para las Filipinas”.

Sin nadie a mi lado, necesitaba la guía del Señor más que antes. Yo ayunaba y oraba, y el Señor se hizo real para mí. Él nunca nos dejara, Él siempre estará con nosotros y Él estará siempre con nosotros. Por 17 años el Señor me ha demostrado que siempre está a nuestro lado.

El 1 de diciembre de 2017 pasado, graduamos la 96ta. clase de la EDC para pastores y líderes de iglesia en Flora, Apayao, Filipinas. Fue una clase que apoyaba el Dr. David Tolbert y ubicada en la parte más al norte de las Filipinas. Desde la primera semana de clases hasta la graduación, el Espíritu Santo obró en cada miembro de la clase trayendo convicción, fortaleciendo, restaurando, y preparándolos para las tareas específicas que Dios ha preparado para que hagan. Yo alabo al Señor por su liderazgo, Su poderosa presencia, provisión y visitación durante la escuela. Yo continúo agradeciendo al Señor por todas las personas que él está usando en este gran ministerio de la Escuela de Cristo Internacional. Tal vez no pueda conocerlos personalmente a todos, pero una cosa es cierta, yo me encuentro con ellos en el altar de oración cada día.

Otra clase está agendada para realizarse en las mismas instalaciones el 14 de Enero al 9 de Febrero de 2018. Esta será la 97ma. clase de la Escuela de Cristo en las Filipinas.

Su colaborador en la viña de Dios,
Fernando B. Reyes
EDC - Filipinas

0
0
0
s2sdefault

Facebook Español

Facebook Português

Otras secciones

  • la clase de la semana

    La Clase de la Semana

  • Devocional diario

    Devocional diario