Reporte de Myanmar

Imprimir

Hablando estadísticamente, hay cerca de 0,1% de cristianos en esta región de Myanmar.

El pastor Vadim de Rusia, que estuvo en la Escuela de Cristo en 2003 en Ucrania, tiene una iglesia que sustenta orfanatos en Magwe, con 19 niños. El pastor Vadim me pidió ayuda para que puedan tener una Escuela de Cristo en Magwe. Los líderes que trabajan en esa área necesitan apoyo espiritual, y nunca ha habido una escuela bíblica en Magwe.

El primer día de la escuela teníamos unos 20 alumnos. El Señor tocaba personas con su Palabra y ellos contaban a sus amigos que esta no era una escuela regular donde las personas sólo adquieren conocimiento, sino donde la vida de Dios viene y las personas reciben una gran renovación. Así que el tercer día de Escuela, teníamos unas 30 personas que venían de 10 ciudades diferentes y 6 organizaciones diferentes. La escuela estaba conformada por pastores, misioneros, líderes, directores de orfanatos y maestros de escuela dominical. La gente testificaba que esto era un milagro de Dios, porque provenían de 6 diferentes organizaciones: Asambleas de Dios, del Evangelio Cuadrangular, Iglesia de los Creyentes, Hermandad Evangélica Myanmar, Iglesia Independiente de Myanmar, y Bautistas.

La escuela se llevó a cabo en una sala del orfanato, que era pequeña y la temperatura exterior alcanzaba los 44°C. Teníamos una agenda bastante intensa. La escuela comenzaba a las 7 de la mañana con una hora de oración y luego clases hasta las 7 de la tarde con breves intervalos. A las 7 de la tarde generalmente terminábamos con otra hora de oración individual. Hacía mucho calor en la sala y el aire acondicionado no ayudaba mucho pero los alumnos no daban atención a todo eso. Tenían hambre de oír la Palabra de Dios.

Después de la escuela, las personas testificaban que sus corazones fueron cambiados durante esos días y fueron llenos con el Espíritu Santo. No pudimos terminar todos los materiales de la Escuela así que le di a cada alumno tarjetas de memoria SD con videos y audio MP3 para que puedan repasar el material individualmente. Quedaron muy inspirados y llenos con el poder de Dios cuando regresaron a sus casas. Pueden continuar trabajando con fuerzas renovadas en este país budista, donde es muy difícil predicar el Evangelio. Que el Señor los bendiga para que su ministerio traiga mucho fruto al Reino de Dios.

0
0
0
s2sdefault