Reporte de India

¡Qué tiempo hemos tenido en India! No fue fácil

ya que nadie ha estado en la India por tanto tiempo con la Escuela de Cristo. El superintendente que me había invitado nunca había oído hablar del hermano Clendennen, pero había oído hablar de la Escuela de Cristo.

Teníamos 30 estudiantes, la mitad eran pastores y los demás estudiantes eran líderes de alabanza y adoración, maestros de escuela dominical y otros líderes ministeriales. Para los estudiantes fue muy difícil la disciplina de la Escuela, pero al tercer día el Señor comenzó a moverse en sus corazones. La clase aumentó a más de 40 estudiantes cuando se corrió la voz sobre lo que estaba sucediendo en la escuela. Algunos incluso se sentaron contra el exterior de los muros de la iglesia y escucharon mientras predicamos la Palabra de Dios.

Salimos al pueblo e impusimos las manos sobre muchas personas que estaban enfermas. Al día siguiente, dos damas vinieron diciendo que habían sanado de fiebre después de haber orado.

Al final de la primera semana, el viernes por la tarde, teníamos una camioneta llena de radicales hindúes que vinieron a matarme y a causar problemas. Alabado sea Dios, el hijo del superintendente los vio y tuvimos aproximadamente quince minutos para limpiar el lugar. Cuando encontraron una iglesia vacía sin que ocurriera nada, todos se fueron. Instruí a todos a estudiar el libro de Romanos durante el fin de semana, y comenzamos la Escuela nuevamente el lunes. Añadimos una lección extra por día para recuperar el tiempo perdido.

El pueblo donde estábamos era muy peligroso (por razones de seguridad no incluimos el nombre del pueblo). El pastor de la iglesia que usamos había sido asesinado recientemente, pero el Señor nos protegió mientras estábamos allí. Acabo de recibir un correo electrónico del nuevo pastor que dice que ocho nuevas almas se han agregado al Reino de Dios y se han bautizado desde que realizamos la EDC en esa aldea. ¡¡Alabado sea el Señor!!

El Señor es muy fiel. Esperamos con ansias lo que hará el Señor en India y las áreas circundantes mientras el Señor nos mueve y nos pone en contacto con las personas adecuadas.

0
0
0
s2sdefault