Dios trató con muchos asuntos del corazón en EDC Irlanda

Comenzamos una Escuela de Cristo en Limerick, Irlanda, con 18 alumnos a tiempo completo de 8 diferentes países.

landa/2018-02

Comenzamos una Escuela de Cristo en Limerick, Irlanda, con 18 alumnos a tiempo completo de 8 diferentes países, incluyendo Inglaterra, Escocia, Irlanda, Alemania, Taiwán, Estados Unidos, Canadá, y Nigeria. Había 10 alumnos locales que pudieron participar parte del tiempo.

Al final del tercer día, uno de los alumnos escribió lo siguiente: "Hemos recién comenzado la serie cuatro sobre "La Sangre Todopoderosa". Siento como si hubiera estado aquí hace un mes. Hemos cubierto tantos temas, hay una hermandad tan dulce entre los santos aquí, es como la familia. Orando, amando, y sirviendo unos a otros, comiendo y confraternizando juntos, teniendo todas las cosas en común con una sola mente y propósito: ver al Hijo de Dios de vuelta a la vida en un mundo oscuro".

Desde el inicio de la Escuela, Dios trató con muchos asuntos en las vidas y corazones de los alumnos. Cuando el Señor comenzaba a hablar a los corazones, había tiempos de convicción y llanto, pero también había tiempos de gran gozo y acciones de gracias.

Comenzamos temprano con la oración, seguida de nueve lecciones a lo largo del día, recreos, confraternización, y tiempos de oración, al buscar fervientemente al Señor. Yo creo que el Señor reunió este grupo de alumnos para este tiempo específico.

El viernes de la segunda semana, al final del primer mensaje sobre la serie Espíritu Santo, las cosas cambiaron repentinamente en la sala de clases. El cansancio y fatiga se perdieron en una percatación conciente de la sombra del Espíritu Santo. Fue como si el Espíritu de Dios tomó completo control. Algunos fueron bautizados en el Espíritu Santo, otros fueron llenos de nuevo, y otros desafiados a buscar el bautismo. Hacia el final del día quedamos sabiendo que estuvimos en la presencia de Dios.

La Escuela se realizó en un edificio en la calle principal de la ciudad. Debido al calor, la puerta quedaba abierta la mayoría del tiempo. Durante los intervalos, los alumnos se sentaban en los escalones del edificio. Como resultado, había muchas oportunidades sobresalientes para que los alumnos testifiquen a los pecadores que pasaban. Mientras orábamos una tarde, un joven fue atraído por el ruido de la oración. Se quedó parado observando con asombro. Dijo que esto era hermoso, y luego pasó una hora después de la oración escuchando al Evangelio. Varios pecadores asistieron a las lecciones, y después de que el Espíritu descendía, miembros de familia locales inconversos eran atraídos a la reunión de oración matutina y comenzaban a buscar salvación.

Antes de venir a la Escuela, muchos de los que estaban en la clase habían vivido una guerra espiritual intensa. La Escuela de Cristo fue vital para que se levanten fuertes y regresen a casa con una nueva fe para pelear la buena batalla. Los mensajes "Una Nueva Vasija" y "Una Vasija de Recuperación" desafiaron a la clase entera.

Siempre existe una grave seriedad al final de la Escuela sabiendo que toda verdad que se ha oído y recibido será probada al regresar a casa. Oremos por la obra y los obreros en Irlanda, que estamos recogiendo la cosecha de los tiempos del fin de Dios.

Keith Malcomson – Director EDC

0
0
0
s2sdefault

Facebook Español

Facebook Português

Otras secciones

  • la clase de la semana

    La Clase de la Semana

  • Devocional diario

    Devocional diario