El Plan de Estudios. Contenidos.

El Plan de Estudios

La Escuela de Cristo contiene 155 lecciones divididas en 19 series; éstas series cubren muchos aspectos que otros seminarios no.

El propósito de la Escuela de Cristo no es reemplazar a las escuelas bíblicas de largo duración ni a los seminarios. La Escuela de Cristo es la respuesta de Dios a esos hombres y mujeres que son llamados por Dios y que no tienen el tiempo o los medios para asistir a un seminario. Está diseñada para equipar a esos hombres y mujeres para sembrar iglesias nuevas y llevar diligentemente el evangelio a esas regiones más allá. Creemos que la iglesia nace de la vida, no de la doctrina u ortodoxia o por recursos y esfuerzo humano. Si el estudiante puede llegar a ser lleno de la vida de Dios, entonces dondequiera que él o ella vaya en la voluntad de Dios, una iglesia nacerá.

Las materias tratan los temas más diversos, pero todas son enseñadas de manera que apuntan y pueden ser aplicadas en la vida del ministro, pastor, líder, encargado de congregación.

Un día regular de escuela (sujeto a modificaciones a criterio del director), puede desarrollarse de la siguiente manera: comenzando a las 6 horas en punto con 60 minutos de oración; a las 7 horas se da unos minutos para el desayuno, y después las distintas tareas (ministerios) de limpieza; luego a las 8 horas se comienza con ministración de clases que puede ser ministración en vivo, o clases por video (5 a 6 clases); paramos al mediodía para el almuerzo y un intervalo hasta las 13.30 o 14 horas, para iniciar nuevamente con lecciones (hasta las 17 horas aproximadamente); terminamos con otros 60 minutos de oración. Luego de esto se sirve la cena, y los alumnos están obligados a apagar luces y descansar a las 22 horas.

 

Serie 1: El Conflicto

 

Serie 2: La Escuela de Cristo

 

Serie 3: La Persona de Jesús

 

Serie 4: La Sangre Todopoderosa

 

Serie 5: Arrepentimiento

 

Serie 6: La Cruz

 

Serie 7: Fe

 

Serie 8: Oración

 

Serie 9: Administradores

 

Serie 10: Guerra

 

Serie 11: Discipulado

 

Serie 12: Escatología

 

Serie 13: La Iglesia

 

Serie 14: Reedificando la Puerta

 

Serie 15: Unidad de la Iglesia

 

Serie 16: El Espíritu Santo

Serie 17: Santificación

Serie 18: Avivamiento

Serie 19: Caminos al Poder

 

 

Mensajes de la Palabra de Dios

En la Escuela de Cristo, las lecciones no son enseñadas como en la mayoría de los seminarios, sólo como un estudio, como letra para aprender, conocimiento de la cabeza, espacio para complejos interrogantes y debates teológicos; la manera en que las clases son enseñadas es como una predicación de la Palabra de Dios, de manera que la experiencia es como si estuviéramos de culto varias horas al día, buscando que la palabra enseñada quede sellada en el corazón.

 

Serie 1: El Conflicto (6 lecciones)

El segundo y tercer capítulo de Apocalipsis, es el sondeo del Señor sobre siete iglesias. Sus ojos como llamas de fuego, miran el estado interno espiritual y descubre la condición de las iglesias. Cuando ha inspeccionado todo y es resumido, es para establecer un hecho: si hay presencia o ausencia de aquello que desde el punto de vista del Señor, constituye LA justificación para la permanencia de cualquier cosa que dice representarlo a El. Es un profundo discernimiento. Vemos el candelero de oro, con las siete lámparas, que proveer aceite para la luz. Es una ilustración muy completa e incluyente de algo que está vivo. Jesús está identificado en estas lámparas, que son llamadas a ser una expresión permanente del Señor como testigo fiel, el que vive en el poder del Espíritu. Esto se aplica a todos. Hemos sido aprehendidos por Jesús, y el propósito tras esa aprehensión es: formarnos en una vasija corporal de propósito divino, y que permanezcamos en el testimonio de una vida que ha vencido la muerte y vencerá la muerte hasta el fin. El tema de nuestros días será el tema de la vida y la muerte, en forma espiritual. El crimen más grande que se puede cometer es tener la vida de Cristo y no permitir que Él sea revelado. En esta serie veremos como toda la obra de Dios con nosotros es para revelar esta vida y todo el esfuerzo del diablo está en frustrarlo.

 

Serie 2: La Escuela de Cristo (8 lecciones)

Conformarnos a imagen de Jesucristo: es algo progresivo. Es la forma en que Dios nos trae a la gloria. La ley de la cosecha es: "…todo se reproduce según su género". "Somos nacidos de nuevo, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la Palabra de Dios". Esa semilla es Cristo. Cuando Cristo está sembrado dentro de nosotros, el conflicto empieza: carne contra espíritu. La conformidad a Cristo se logra por medio de reemplazar la vida vieja por la nueva. La vida cristiana debe superar la fase infantil, entonces será atractiva y tendrá poder cuando se manifieste el fruto de la vida nueva que es el amor. El fruto es un proceso natural de la vida. No se trata de luchar para tener amor o fe, sino para salir de la carne, pues se tiene que notar la vida de Cristo. La santificación y la educación espiritual son una misma cosa. El avance en la educación espiritual está marcado por el crecimiento espiritual, no por las reglas; no hay atajos hacia Cristo. La liberación del cuerpo de muerte es el resultado de una unión con Cristo y su muerte; el hombre viejo tiene que morir. Nuevo nacimiento significa ser un "ser espiritual", uno que no puede pecar. El hombre nuevo debe reemplazar al viejo, que sólo sabe pecar.

 

Serie 3: La Persona de Jesús (9 lecciones)

La mayoría de nosotros somos tan superficiales que aceptamos al pecado como inevitable y excusable. Hay un solo hombre que podría exclamar ser sin pecado: la persona de Jesús. No simplemente se puso carne, se hizo carne, llegó a ser un hombre real y correcto. Nunca usó palabras difíciles, pero dijo más de lo que cualquier otro podría decir; Jesús habló con una autoridad que nadie antes ni desde entonces ha poseído, pero sin posición oficial. Jesús nunca tuvo que decirse a sí mismo que era importante creer, tenía una relación con el Padre. Él nunca comenzó un trabajo, del que luego dijo que había cometido un error. Jesús era completamente humano, un vaso como nosotros somos, se desarrolló como un ser humano común y nosotros debemos conformarnos a su imagen.

 

Serie 4: La Sangre Todopoderosa (7 lecciones)

El descubrimiento de una mancha en un sacrificio significaba su rechazo inmediato. No somos perfectos pero la vida de Jesús que está en nosotros es perfecta. El Espíritu Santo viene solo donde la sangre ha sido rociada; el Espíritu Santo no vendrá sobre la carne sino sobre la sangre, porque la vida incorruptible es indestructible, (pues lo que no se puede corromper no se puede destruir) y ser crucificado con Cristo significa haber desechado la carne. Jesús nos ha ligado a sí por su vida interminable, compartimos su vida por el nuevo nacimiento, y nunca moriremos. Si el trabajo de un hombre se derrumba cuando éste se va, simplemente significa que el trabajo era del hombre y no de Dios. "Contender por la fe que ha sido una vez dada a los santos" es reconocer y honestamente buscar aquello sobre lo cual el corazón de Dios está fijado: un pueblo del altar, la Cruz y la Sangre. Satanás nos hace víctimas si dejamos de reconocer la virtud de la sangre preciosa y el valor de Aquel que la derramó.

 

Serie 5: Arrepentimiento (5 lecciones)

En esta serie descubriremos lo que es arrepentimiento verdadero, hablamos acerca de dos tipos diferentes de pensar: uno es arrepentimiento que obra para salvación, el otro opera para muerte. ¿Por qué es que tantas personas son engañadas? Pecadores impenitentes piensan que se han arrepentido, ¿por qué? A causa de mala información acerca del verdadero arrepentimiento y el falso. El verdadero arrepentimiento traerá un cambio de opinión seguido de un cambio de sentimientos hacia el pecado; un verdadero arrepentido se espanta de lo que alguna vez podría haber deseado; ve el pecado como Dios lo ve, pero si todavía lo desea y quisiera acabar haciéndolo, estas personas no piensan en no hacerlo, porque no se han arrepentido.

 

Serie 6: La Cruz (5 lecciones)

Aquí trataremos sobre el tema de que la cruz tiene que ser un centro de donde todo lo demás debe partir. En los primeros ocho capítulos de Romanos, se presentan dos aspectos de la salvación: justificación por la sangre, y liberación a través de la cruz. Dios trata con la raza humana a través de dos representantes varones: Adán y Cristo. Hemos nacido en la familia de Adán, y sólo a través de la muerte en la cruz nos desligamos de esa herencia, y cambiamos de árbol genealógico para ser familia de Dios. La carne da lugar al Espíritu. Aquí es donde haremos más real lo que Pablo dijo: "..ya no vivo yo, más Cristo vive en mí...", porque aprenderemos lo que significa vivir la vida de otro. Cristo viviendo en nosotros.

 

Serie 7: Fe (7 lecciones)

Contrario a lo que se enseña hoy, esta serie pone el fundamento en que aprendamos la Biblia. Veremos la función de la fe. Sabemos que sin fe es imposible agradar a Dios; de ninguna otra manera, sólo por fe, Dios puede trabajar en usted. La fe no es un sentimiento místico, ni algo que se ve. Nos han hecho creer que los hombres de la Biblia eran diferentes de lo que tú y yo somos. La fe verdadera exige que el creyente "ore hasta tocar a Dios" regularmente. La fe está en cada corazón de los creyentes, pero muchas veces está dormida por la naturaleza vieja, muerta y falta de fe; cuando esto ocurre el temor comienza a sobrepasar la fe y la única forma de anular eso es orar con fervor hasta "tocar a Dios" y llegar al conocimiento de que "...(Dios) le hay, y es galardonador de los que diligentemente le buscan." Su presencia vence el temor. Si Dios ha hablado, es hora de salir de oración y empezar a actuar, porque orar de nuevo es incredulidad. "Dios no nos ha dado espíritu de temor…", pero el diablo vendrá contra tu fe con temor. La victoria depende de lo que decidas."

 

Serie 8: Oración (7 lecciones)

La oración es algo que no sólo se enseña sino también se practica. Cuando aprendes un idioma extranjero es muy útil ponerlo en práctica o no será parte de lo que somos. Hablaremos acerca de que levantar nuestras manos demeustra nuestra actitud hacia Dios de dependencia. Jesús derrotó a Satanás en el Calvario y tomó las llaves de la muerte, del infierno y la tumba. La idea de Dios es poner a Cristo a la vista de un mundo incrédulo por la resurrección de Jesús y la crucifixión de nuestra carne. No podemos orar sin saber su voluntad. Si oramos según su voluntad sabemos que Él nos oye. ¿Cómo sé su voluntad?, la aprendo en Su palabra; Dios dice: "Yo lo haré" y también "Yo Jehová he hablado, yo lo haré". El orden con Dios es pureza, oración, poder y alabanza. Sin oración no hay poder, no podemos pasar por alto la oración. Los discípulos no le dijeron a Jesús enséñanos a tener poder o a sanar a los enfermos, sino que le pidieron "enséñanos a orar". La carne no quiere orar pero el espíritu debe ordenar a la carne a someterse y orar.

 

Serie 9: Administradores (3 lecciones)

Esta serie cubre muchos aspectos de un mayordomo. En éstos últimos días se estima que sólo el 25 % de las personas que asisten a iglesias pentecostales diezman. Mostraremos que en la caída, el hombre rompió su relación con Dios y llegó a ser víctima de su ambiente y circunstancias. Después de Edén, Dios tuvo que reestructurar su trato con el hombre y establecer leyes y reglas; Dios nos dio reglas para ayudarnos, no para negarnos. Él envía bendición sobre justos e injustos; Dios usa las presiones y disciplinas que tienen que ver con dinero para formar y moldear nuestra vida espiritual. Quebrantar la Palabra de Dios en asuntos financieros trae caos y dolor de corazón. El dinero en sí mismo no es la raíz de todo mal sino la codicia por dinero. Serás probado continuamente a traer el diezmo que Dios bendice. El dinero nos afecta a todos, y es la razón por la cual Dios ha documentado tanto acerca del dinero en el Nuevo Testamento. Si realmente creemos que estamos a punto de ver a Cristo, entonces nuestras vidas, horarios, diseños, programas y gastos lo demostrará, sino: ¿por qué tantos "cristianos" están guardándose cosas de más? ¿Estamos guardando para el anticristo? Si creemos en la Biblia debemos liquidar nuestro capital, lo cual soltaría bastantes finanzas para cumplir el trabajo de llevar el evangelio a cada criatura, y entonces el fin vendrá.

 

Serie 10: Guerra (2 lecciones)

El misterio de la iniquidad de Satanás es la falsificación de la iglesia verdadera. El misterio de la piedad es el cuerpo verdadero de Cristo. Una es la ramera y la otra es la novia. La ramera es hecha de cizaña y es imitación de Satanás de lo real y florecerá en los últimos días. La palabra apostasía viene de una palabra griega que implica rechazar la verdad y volver al error; cualquier enseñanza que no haga a una persona más santa es una doctrina del diablo. La ambición del diablo es sentarse en el trono de la iglesia, su estrategia es infiltrarse y corromper desde adentro.

 

Serie 11: Discipulado (5 lecciones)

Nacer de nuevo es ser librado del poder de las tinieblas; el Espíritu Santo nos puso en Cristo y no tenemos nada que hacer excepto arrepentirnos y creer. Tenemos que quedarnos en Cristo. cada promesa que sigue depende totalmente de que permanezcas en Cristo. Juan 15:7 nos da una maravillosa recompensa de esta permanencia. Todos nuestros problemas comienzan cuando dejamos que la naturaleza carnal resucite: revertimos a la naturaleza vieja. Si enseñamos a la nueva creación a morar en Cristo y cómo hacerlo, de esa manera no volverá al mundo, la carne, ni al diablo. Todo lo que es luz está en Cristo, todo lo que está fuera de Cristo es oscuridad; Satanás sólo puede hurtar, matar y destruir esa parte de usted que está fuera de Cristo, no puede tocar lo que está en Cristo. Así se desprende que nuestro peor enemigo no es el diablo, sino nuestra naturaleza carnal, enemiga de Dios. Satanás también tiene que tener un cuerpo para expresarse, así como la iglesia verdadera es el cuerpo de Cristo, la naturaleza carnal es el cuerpo de Satanás. El pecado no es problema para los pecadores, pues podrían dejar de pecar y todavía ir al infierno. El pecado es el problema de los santos: llamar "carne" al diablo es darle una excusa al hombre para pecar. Los cristianos tienen libre albedrío. La cruz trata con nuestra carne; Dios nos ordena: negarnos a nosotros mismos, tomar nuestra cruz y seguir a Jesús. El es nuestro Señor, si caminamos con el Espíritu, caminamos en obediencia. Estamos en rebelión si no obedecemos. El poder está en la elección.

 

Serie 12: Escatología (6 lecciones)

En este estudio de las últimas cosas, no veremos las señales físicas (como en la mayoría de los seminarios), sino las señales espirituales del fin de los tiempos y la venida de Cristo. En el primer capítulo de la carta a los Romanos, Pablo nos describe sus tiempos, pero también nos da el patrón declinante de la humanidad pre-diluviana: las tres entregas de Dios. De creyentes a reprobados en 11 breves versículos. La bestia de este tiempo ha elegido imitar a la iglesia verdadera y así confundir al mundo y la iglesia con engaño. El juicio venidero de Dios no será el diluvio como en Noé, ni el fuego como en Sodoma, sino la gran tribulación, un mundo entregado totalmente al hombre y los demonios.

 

Serie 13: La Iglesia (12 lecciones)

Tú, la Iglesia, debes ser el representante más importante de Cristo en todas partes. Dos estorbos fatales al propósito de Dios son el individualismo y el sistema presente de la iglesia. Cada cuerpo local de creyentes es representante del cuerpo entero. El templo es Jesús y nosotros somos el lugar de reunión entre Dios y el hombre. "¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?", "Tú eres el Cristo," esto es: Dios y hombre en un templo. La iglesia de Dios es Cristo en nosotros y cuando encuentras la Iglesia (es decir: nosotros) encuentras al Señor. Cuando construimos la iglesia, plantamos un vehículo de expresión de Cristo. En este templo (nuestro cuerpo con Cristo en nosotros) encuentras al Señor en autoridad y juicio. La Biblia dice que el juicio debe empezar por la casa de Dios. Veremos que la iglesia es un profeta, con lo que eso significa. Esta serie concluye con una lección: "Relación entre Iglesia y hogar", un desafío a que el alumno sea en casa lo que es detrás del púlpito o en el altar. Puedo decir que soy cristiano pero ¿qué piensan mis familiares de mí?

 

Serie 14: Reedificando la Puerta (7 lecciones)

Cuando Nehemías volvió a Jerusalén halló los muros derribados y las puertas consumidas por el fuego; los muros representan el reino y las puertas representan al ministerio. Aquí el alumno aprenderá qué es necesario para construir una iglesia nueva o fortalecer una existente. El óleo (la vida de Dios) descendía de la cabeza (Moisés) hasta la barba (el portavoz: Aarón) hasta las vestiduras (el cuerpo de creyentes). El aceite no tocaba carne: Dios no unge a la carne. Cuando hablamos de las puertas hablamos de reedificar las puertas del ministerio y reedificar los muros, que son el Reino. Primero hay que reconocer el problema y arrepentirnos por la causa, entonces somos resucitados para la cura. Si ponemos el ministerio (las puertas) en su lugar, entonces los muros se levantarán por el poder de Dios. Los ministerios no pueden ser derribados, sino que se consumen por el fuego. Hay tres condiciones indispensables para reedificar muros y reclamar la ciudad: preparación, cooperación y determinación. Dios ve este mundo bajo el control de Satanás y El está cambiando el control por medio de "Hombres de Dios". Dios llama a un hombre y lo planta donde El quiere; Dios no solo quiere otra iglesia, El quiere que seamos puerta a la presencia de Dios.

 

Serie 15: Unidad de la Iglesia (4 lecciones)

Cuando Jesús iba a dar un principio del Reino, decía: "Mirad", o "he aquí". "Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía". Cuando los hermanos habitan en armonía es bueno para ellos, el reino y el mundo. La división o falta de unidad destruye el sistema de inmunidad de la iglesia; la unidad es saludable psicológicamente, la unidad hace a la familia legal en el reino de Dios por el poder del Espíritu Santo. Unidad significa afinidad; la unidad de la iglesia es creer que todos somos iguales hallando cada uno su propio lugar en el cuerpo.

 

Serie 16: Espíritu Santo (20 lecciones)

"Santo" es el nombre de pila del Espíritu; nos enseña que la santidad de Dios se ha acercado. El trabajo del Espíritu Santo en nosotros es hacernos santos con la santidad de Dios. Sólo puedes tener tanto del Espíritu como estés dispuesto a tener de la santidad por nuestras propias fuerzas, el Espíritu nos hace santos revelando e impartiendo a Cristo. El Espíritu Santo es el Espíritu de vida, él es Dios de la vida del creyente y como tal es la respuesta a todo. Cuando tenemos su vida tenemos todo lo que necesitamos para hacer y estar en la voluntad de Dios.

 

Serie 17: Santificación (4 lecciones)

La santificación es la continuación de la regeneración y debe ser vista en la misma esfera que el nuevo nacimiento. El nuevo nacimiento no es del alma sino del espíritu. El alma permanece dispuesta a la maldad hasta el fin, por eso sostenemos que la clave de este dilema es la diferencia entre el alma y el espíritu. El alma se envenena y es impura pues es la fuente de vida natural, pero el espíritu renovado está inclinado a lo bueno. Veremos que la santificación y la educación espiritual son una. El desarrollo de la santificación está marcado por el crecimiento del espíritu.

 

Serie 18: Avivamiento (20 lecciones)

La Palabra de Dios nos revela que en los últimos días seremos testigos de: "Avivamiento" y "Apostasía". Es imperativo que el verdadero creyente conozca la diferencia. Por esta cause en estas lecciones examinamos el fenómeno del avivamiento: ¿Qué es?, ¿Para quién es?, ¿Cuándo podemos esperarlo?, ¿Hay condiciones que indican que es tiempo para que Dios trabaje?, ¿Cuál es el papel del hombre para traer el avivamiento?, ¿Cuándo viene un avivamiento y cuáles serán las señales que marcan un verdadero avivamiento?

 

Serie 19: Caminos al poder (17 lecciones)

Debe haber en usted una preocupación acerca de la apatía creciente e indiferencia entre los que profesan el nombre de Jesús. Si no hay fuego en la iglesia (en su vida), entonces está adorando a otro Dios; el bautismo del Espíritu es un bautismo de fuego, debemos ser hombres ardiendo en el poder del Espíritu Santo, tales hombres son invencibles. Siempre en tiempos de declinación espiritual, Dios ha levantado hombres llenos con su Espíritu y los envió para desafiar la oscuridad. Las acciones de tales hombres eran el resultado de una revelación del cielo a un mundo perdido en las manos de Satanás. Estas lecciones demuestran como se forman tales hombres. Claramente se revela un camino al poder.

 

0
0
0
s2sdefault

Facebook Español

Facebook Português

Otras secciones

  • la clase de la semana

    La Clase de la Semana

  • Devocional diario

    Devocional diario